18 años con DM1

Si volamos durante un momento al mes de Agosto de 1998, me encontraréis sentada en el asiento trasero del Chevrolet blanco de mis padres, camino al Children’s Hospital de Filadelfia. Allí fue donde me diagnosticaron diabetes tipo 1 y donde pasé unos cuantos días, con mis dedos inexpertos, pinchando la piel fresca de una naranja con una jeringuilla de insulina a modo de entrenamiento.

EPSON MFP image

Pero es hoy, pasados 18 años, cuando intento reflexionar sobre lo ocurrido. Pienso en las letras de la canción “Gold Digger” de Kanye West.  Las letras que no me puedo quitar de la cabeza son las que hacen referencia al momento en que un hombre descubre la falsa paternidad de una hija. Son esas:

18 años, 18 años y en su 18 cumpleaños, descubrió que no era suyo!

No quiero profundizar demasiado más por hoy, así que diré lo siguiente:

Diabetes, eres un adulto ya, has alcanzado la mayoría de edad. Si alguien viniera hoy a decirme que todo esto fue un error, que no eres mía, pues… no me importaría. Pero no vendrá nadie, lo sé y está bien. Han pasado 18 años y sigo teniendo salud y sigo bailando (malamente y sin vergüenza—pero todavía bailando). Por lo tanto, si la única cosa que se me pasa por la cabeza hoy son unas letras de Kanye West, que no tienen nada que ver con “estar enferma”, creo que tengo suerte.

Advertisements

1 thought on “18 años con DM1”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s