De Miedo a Gratitud

Mi abuela envolvía gasas sobre la herida de mi abuelo. Hace poco le habían amputado la pierna sobre la altura de la rodilla.

“Uf, que asco!”

Lo dije desde el cómodo sillón de terciopelo, mientras mis propios pies sanos colgaban sobre el cojín. Mi abuelo suspiró. Continue reading “De Miedo a Gratitud”

Advertisements